La importancia de la poda de formación para árboles adultos

Lukas nos invita a hablar del tema de la poda de los árboles y su importancia para el cuidado de los árboles adultos. El objetivo de esta publicación es proveer a nuestros lectores de toda la información necesaria acerca de los beneficios, mejoras estéticas y la protección contra enfermedades que puede brindar la poda de formación a los árboles a largo plazo.

Aunque esta práctica es aplicable a variadas especies de árboles, podemos enfocarnos en los árboles adultos que ya han pasado la etapa de formación, para que nuestros lectores comprendan los beneficios y riesgos que este proceso conlleva.

Entonces, en esta ocasión daremos un vistazo más detallado al tema de la poda de formación de los árboles adultos. Explicaremos puntos tales como la necesidad de la misma, cómo realizar una buena poda, qué árboles son los indicados para podar y lo último, cómo mantener saludables los árboles adultos con el uso adecuado de la poda.

Tipos de poda

Siendo la poda una técnica tan extendida entre los amantes de los árboles, también se han desarrollado diferentes tipos de podas especializadas y orientadas a un objetivo específico. A continuación se detallarán cada una de ellas.

Poda de limpieza: Si bien esta técnica es ampliamente común, en la limpieza de la copa del árbol se busca mejorar el aspecto aparente del árbol, eliminando ramas enfermas, desviadas, dañadas y secas.

Poda de adelgazamiento: Esta técnica también es muy común, y se trata de la eliminación de ramas ubicadas transversalmente dentro de la copa del árbol con un objetivo benéfico: mejorar la circulación del aire entre sus ramas y permitir el paso de más luz, especialmente si el árbol está situado cerca de un edificio.

Poda de formación: Esta técnica es de fundamental importancia para el desarrollo de los árboles adultos, ya que mediante una adecuada poda se puede darles la forma deseada. En esta técnica es importante establecer la formación deseada en sus primeras etapas, luego de lo cual se realizarán podas de mantenimiento para mantener la forma adquirida.

Poda de restauración: Esta técnica se aplica en árboles que han sido maltratados por errores anteriores las podas, por exceso o por desconocimiento. La mismafunciona como una recomposición de la copa del árbol en la que se eliminan ramas de forma selectiva para devolver el equilibrio al árbol.

Poda de proyección: Aplicada especialmente en árboles cuyas ramas ha penetrado en los límites una propiedad privada, la poda de proyección elimina ramas en dirección hacia los alrededores para evitar daños sin necesidad de eliminar el árbol en su totalidad.

Preparativos previos

Antes de realizar un adecuado proceso de poda de formación sobre un árbol adulto, es importante llevar a cabo algunos preparativos previos tanto del espacio como del propio árbol. Estos preparativos son esenciales ya que contribuyen a asegurar un resultado óptimo y armonioso para el proceso de formación.

Las herramientas necesarias para iniciar el proceso de formación son los siguientes: una sierra de cadena, podadoras, serrín o un arco para podar. Una vez que se cuente con estas herramientas es importante realizar una evaluación del árbol para determinar el enfoque de poda de formación más adecuado. El árbol debe ser inspeccionado tanto por fuera como por dentro con la ayuda de una prueba de corona, si es necesario, para analizar los posibles riesgos que puedan causar daños al mismo.

Otro aspecto a tener en cuenta para prevenir daños al árbol es la protección orofacial. Esta tarea se realiza con el objetivo de prevenir la entrada de agentes externos dañinos como insectos, enfermedades, etc., para evitar el contagio de un árbol a otro. La aplicación de barreras físicas es una buena opción para esta protección.

Además, antes de empezar con el proceso de formación se recomienda hacer una limpieza del área para eliminar todas las ramas muertas y escobas. Esto ayudará a eliminar cualquier obstáculo que pueda afectar el desarrollo del proceso de formación.

Es muy importante dedicar el tiempo necesario para pensar y preparar el proceso de poda de formación, ya que esto permitirá obtener el mejor resultado posible para el árbol.

Proceso de poda

La poda de un árbol adulto es un proceso extremadamente importante para mantener una óptima salud y mejorar su valor ornamental. Este proceso consiste en realizar una selección de los elementos vegetativos del árbol, a través de la eliminación selectiva y el aclareo de ramas para mejorar la calidad de la copa. Esto puede conseguirse con un buen diseño de los ramales, aclarándolos cuando sean necesarios, para conseguir una silueta óptima y estética, mientras que se eliminan aquellas ramas que estén enfermas, muertas, dañadas o obstaculizando caminos establecidos.

En cuanto a la ejecución del corte, hay que utilizar la técnica adecuada para no dañar la planta. Normalmente, los cortes se deben realizar por debajo de las paperas y los nudos laterales de las ramas, dejando un tallo alargado y uniforme, es decir con una curva gradual. Al mismo tiempo, hay que eliminar aquellos pequeños vástagos laterales que aparecen entre los ventisqueros principales de la copa, es decir los pequeños nudos laterales que se forman entre el nacimiento de los retoños laterales.

Además del corte de ramas, también hay que llevar a cabo un adecuado sniping de raíces; esta técnica se lleva a cabo para promover el desarrollo de raíces profundas en la planta. El sniping de raíces consiste en cortar algunas de las raíces superficiales para mejorar la absorción de agua y nutrientes por parte de la zona radicular. Finalmente, es importante recolectar y eliminar los residuos. Esto se debe hacer con rapidez para evitar que se produzcan enfermedades en el árbol.

Consejos finales

Una vez que se haya podado un árbol adulto, es esencial asegurarse de que se obtiene un buen cuidado posterior. Esto significa mantener el árbol regando y fertilizando según sea necesario. De esta manera, los árboles se mantienen vigorosos, robustos y los arbustos estarán saludables. Desde el punto de vista estético, esto permitirá que el árbol se vea mejor y mantenga su estructura y figura.

No se recomienda una frecuencia fija para podar árboles adultos. La poda dependerá de la especie de árbol y del objetivo de la poda. La poda demasiado frecuente puede exceder la capacidad del árbol de regenrarse. Siempre debe buscar la asesoría de un profesional para recomendaciones sobre la poda para su árbol en particular.

Finalmente, siempre hay que tener en cuenta los riesgos asociados con la poda. El uso de técnicas inadecuadas o un ustilaje viejo o defectuoso pueden dejar heridas largas y extensas en los árboles y arbustos, lo cual puede causar infecciones e incluso la muerte del árbol si no se trata correctamente. Siempre consulte con un profesional antes de proceder con la poda.

elhuertodelukas

Lukas es un apasionado de la vida en contacto con la naturaleza. Desde muy joven ha estado involucrado en proyectos de agricultura urbana y ha adquirido una amplia experiencia en el cultivo de frutas, verduras y plantas aromáticas en espacios reducidos. Con su experiencia y conocimientos, Lukas espera inspirar a otros a comenzar su propio huerto urbano y disfrutar de los beneficios de cultivar sus propios alimentos.